Trekking por el cañón del Colca

Hace unos días estuvimos en Arequipa, segunda ciudad más importante de Perú que cuenta con una gran diversidad de volcanes como el Misti, Chachani o Pichu Pichu.
También es conocida como la ciudad blanca por el color de sus edificios construidos a base de sedimentos volcánicos que le dan ese color.

Desde aquí se pueden realizar diversos tours al Cañón del Colca, uno de los mayores destinos turísticos del Perú.
Este cañón es considerado uno de los más impresionantes y profundos del mundo, por delante incluso del mundialmente famoso Gran Cañón del Colorado.
El Valle del Colca posee varias poblaciones siendo Chivay la puerta de entrada desde Arequipa.

Hay varias opciones si queréis visitar el Cañón del Colca, nosotras finalmente nos decidimos por el tour de 3 días y 2 noches, existe la posibilidad de hacerlo en 2 días pero nosotras preferimos hacerlo más tranquilas y poder disfrutar más de la experiencia.
También estuvimos mirando de hacerlo por libre, pero calculando los gastos vimos que salía igual que hacerlo de manera organizada, así que nos decidimos por esa opción.

El primer día nos levantamos a las 2:30 de la madrugada ya que a las 3 nos pasaban a recoger para dirigirnos a Chivay, donde se paga el boleto turístico del Colca (70 soles por persona, unos 18 euros), allí también hicimos una parada para desayunar.
La siguiente parada fue en la Cruz del Cóndor, lugar privilegiado desde donde observar la profundidad del Cañón y el vuelo de los cóndores. Las aves toman una altura considerable para luego seguir las corrientes de aire que se dirigen a la costa, y allí es donde encontraran su “comida”, ya que son aves carroñeras.
Al bajar del autobús se debe ir con cuidado ya que el mirador se encuentra a una altura considerable, lo que hace que mucha gente padezca el famoso mal de altura… Nosotras nos sentimos un poco mareadas, nada que no solucionase un caramelo de coca, y allí empezó nuestra afición a esos milagrosos caramelos.
Ese día tuvimos la suerte de divisar varios cóndores y alguno de ellos sobrevolando por encima de nuestras cabezas.

De allí nos dirigimos a Cabanaconde sobre los 3280 m.s.n.m. desde donde empezaría el trekking de unas 3 horas hasta San Juan de Chuccho (2300 m.s.n.m.). A la llegada nos acomodamos en la que sería nuestra habitación esa noche, sencilla pero con unas vistas inmejorables! Después del almuerzo dispusimos de toda la tarde libre para relajarnos y reponer fuerzas, mientras que la gente que tenía contratado el tour de 2 días continuaban hasta el siguiente punto.

Vistas desde nuestra habitación

Esa tarde fue cuando conocimos más a Thomas y Luccie, una pareja francesa con la que compartimos el trekking y muy buenos momentos, incluso coincidimos con ellos más adelante. Además con Luccie, compartimos el sufrimiento de la subida, pero lo importante es lo orgullosa que te siente, eh Luccie?!

Al día siguiente al levantarnos y salir de la habitación, nos sentimos muy afortunadas de vivir esa experiencia y poder sentir esa conexión con la naturaleza, estando tan desconectadas del mundo.
Después de un delicioso desayuno ya teníamos las pilas cargadas para empezar el segundo día de trekking. Ese día fue más relajado ya que el camino era más llano. Nuestro guía Fabián aprovechó el camino para enseñarnos todo acerca de las distintas plantas y flores, y sus propiedades, algunas de ellas curativas. Compramos algunas frutas en distintas paradas improvisadas que te vas encontrando por el camino, así fue como probamos el sancayo, fruta procedente del cactus, parecida al kiwi pero más ácida.
Aquí en Perú uno de los platos típicos, reservado para días especiales, es el cuy, conocido como el conejillo de indias! En una de las paradas que hicimos ese día vimos jaulas llenas de ellos, listos para cocinar.

Sancayo

Finamente llegamos al oasis de Sangalle lugar donde pasaríamos la segunda noche. Allí tuvimos tiempo de relajarnos en la piscina. Toda el agua que se utiliza en el oasis procede del río, así que la ducha era a temperatura ambiente. Hacia las 5 de la tarde empezaron a llegar la gente que ese mismo día empezó el trekking de 2 días, justo a tiempo de que nosotras hubiésemos disfrutado de la piscina a solas, y de la tranquilidad del lugar.
A las 7 de la tarde se servia la cena, que consistía en una sopa y unos espaguetis, una buena dosis de hidratos de carbono para poder afrontar la ultima parte del trekking, la más dura.

Al día siguiente quedamos con Fabian a las 4:45 de la madrugada para empezar el ascenso hasta Cabaconde, era de noche e íbamos equipados con linternas para poder ver el camino. Esta última parte se realiza de noche para evitar el intenso calor de la zona. La subida fue muy dura, pero finalmente llegamos incluso antes del tiempo previsto. Otra opción para la gente que no se ve capaz es subir en mula, ya que hay un desnivel de unos 1000 metros!

Aunque agotadas nos sentimos orgullosas de haberlo conseguido!! Y al llegar a Cabaconde el volcán nos regaló una bonita estampa con sus pequeñas explosiones.
Como premio nos esperaba un contundente desayuno, ya que partimos del oasis sin desayunar. En ese punto nos despedimos de Thomas y Luccie ya que la vuelta la hicimos en furgonetas separadas.

Antes de regresar a Arequipa se realizan varias paradas: antes de comer se visitan unas termas en las que nosotras decidimos no entrar, ya que es una parte opcional del tour y no nos apetecía.
Después de comer de camino a Arequipa se para en la reserva natural de llamas y alpacas y en el mirador de los Andes conocido como Pata Pampa donde se pueden observar los 8 volcanes, es el lugar mas alto de todo el viaje, ya que se encuentra a 4000 m.s.n.m.

Llegamos a Arequipa agotadas y con ganas de una buena ducha de agua caliente, pero mereció la pena ya que fueron 3 días rodeadas de naturaleza y paisajes impresionantes! Y por supuesto, por Thomas y Luccie, amigos y grandes compañeros de viaje que estamos seguras volveremos a encontrar! Aquí os dejamos un video de esos días por el Cañón del Colca.

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Jajaja me ha encantado!! Sois unas campeonas, sois capaces de superar lo que se os ponga por delante. Un beso enorme de vuestra amiga que os quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *