San Pedro de Atacama (Chile)

Llegamos a San Pedro de Atacama desde Bolivia con el tour del Salar de Uyuni, en la frontera entre Bolivia y Chile nos esperaba un colectivo para llevarnos hasta San Pedro donde sellaríamos la entrada al país, ya que el puesto fronterizo se encuentra en la entrada del mismo pueblo.

Esta pequeña localidad es la puerta de entrada a uno de los desiertos más grandes y áridos del mundo, el Desierto de Atacama. Desde aquí existe la posibilidad de realizar muchos tours ya que en sus alrededores se encuentran numerosos lugares de interés.

San Pedro de Atacama

Estuvimos un total de 4 noches, aunque el alojamiento en San Pedro no es muy barato, nosotras encontramos el Intipari que se ajustaba bastante a nuestro presupuesto, y donde estuvimos muy a gusto ya que había un ambiente muy familiar y disponía de unas buenas instalaciones. Como en la mayoría de hostels a los que vamos, tenía cocina así que por las noches nos cocinábamos, mientras que al mediodía íbamos a comer a Los Carritos, un lugar un poco alejado del centro, que sirven menús a buen precio y frecuentado por locales.

Si había algo que nos hacía ilusión era poder realizar el famoso tour astronómico, pero tuvimos la mala suerte que esos días había luna llena, con lo que muchas de las agencias no realizaban el tour, como algunas lo hacían, decidimos contratarlo aún sabiendo que no podríamos ver el cielo en todo su esplendor. Aconsejamos mirar el calendario lunar antes de ir allí. La primera parte del tour consistió en una explicación sobre la galaxia y su formación. Luego hubo un descanso donde pudimos degustar un chocolate caliente y unos snacks. Y finalmente vino la parte práctica donde pudimos observar a través de telescopios, los distintos colores de las estrellas, la luna y Saturno con su famoso anillo.

La luna vista a través del telescopio

A la mañana siguiente nos esperaba un buen madrugón, ya que a las 4 de la mañana nos pasaban a buscar para visitar los Géiseres del Tatio. Los géiseres se forman debido al contraste de temperatura entre el magma volcánico y la fría agua subterránea, originando fumarolas que pueden alcanzar hasta los 10 metros, y es a primera hora cuando existe más actividad.
El campo geotérmico se encuentra a más de 4000 m.s.n.m. y sumado a las bajas temperaturas a esas horas de la mañana, hace que uno se canse con facilidad.

Después de visitar los géiseres nos dirigimos a Machuca, un pequeño pueblo formado por unas 20 casas y una iglesia, situado en el altiplano andino. Aunque la actividad principal de este pueblo es el pastoreo de llamas y su cuidado, están empezando a participar de la actividad turística con su artesanía y la venta de los famosos anticuchos de carne de llama o alpaca, empanadas y sopaipillas.

La última parada ese día fue el río Putana donde se puede observar el volcán activo con el mismo nombre, además de la flora y fauna endémica de la zona.

Llegamos justo para la hora del almuerzo y por la tarde teníamos contratado el tour al Valle de la Luna. Éste se encuentra a pocos quilómetros de San Pedro y se puede acceder en tour o bien por libre, en vehículo propio o bicicleta.
El Valle se asemeja a un paisaje lunar, donde se unen las montañas con el desierto creando espectaculares paisajes moldeados por la sal y el viento.
Nuestra primera parada fueron las Tres Marías uno de los sitios más conocidos del lugar por su forma que recuerda a tres vírgenes rezando. Aunque ahora solo quedan 2 ya que un turista irresponsable rompió una de ellas al querer fotografiarse encima de ella.

Hicimos una caminata de más de una hora ascendiendo por las sierras hasta llegar a un mirador desde donde se puede observar las distintas cordilleras, las vistas del lugar eran impresionantes. El paisaje parece nevado, pero en realidad es una mezcla de sal y yeso que lo tiñen de blanco.

De allí fuimos hasta la duna mayor, otro de los puntos claves del valle.

Duna Mayor

Amfiteatro

El recorrido sigue por las cavernas de sal, donde nos adentramos pudiendo observar los cristales de sal que las forman. No apto para claustrofóbicos!

Cristales de sal

Como colofón final nos dirigimos a la Piedra del Coyote para disfrutar de la puesta de sol. El juego de sombras y colores que se produce en las montañas cuando se esconde el sol es realmente bello.

Nuestra idea era seguir hasta Argentina al día siguiente, pero como ese día no salían buses tuvimos que esperar y pasar una noche más en San Pedro. Ese día aprovechamos para descansar y pasear por el pueblo.
Finalmente dejamos San Pedro de Atacama y pusimos rumbo a Argentina, concretamente Jujuy, donde tuvimos un recibimiento muy especial…

CONTINUARÁ…

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Molt espectacular. Has tornat a perdre les ulleres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *