Argentina

Llegamos a Jujuy, en el norte de Argentina, procedentes de San Pedro de Atacama, tras un viaje de 10 horas de bus. Aunque el viaje fue largo, en la terminal nos esperaba una grata sorpresa, el tío Julio nos recibió con mucho cariño y unas bonitas rosas.

El abuelo del tío Julio emigró a Argentina desde Galicia en los años 30 perdiendo el contacto con la familia, no fue hasta hace unos años que se retomó el contacto cuando Julio y su familia viajaron a Galicia para conocer sus raíces. Y gracias a las nuevas tecnologías supimos de su existencia ya que cuando estuvo en España no tuvimos la oportunidad de conocerlo. El reencuentro fue muy emotivo ya que él desde el primer momento que supo de nuestra aventura, nos apoyó y siguió nuestros pasos dándonos consejos y ofreciéndonos todo lo que estaba en su mano.

Con el tio Julio

En Jujuy nos alojamos en casa de los padres de Colo, una compañera de trabajo de Barcelona, que enseguida que supieron de nuestro paso por allí nos ofrecieron un lugar donde dormir y nos trataron como uno más de la familia. Maria y Pino regentan la mejor heladería de Jujuy, el pingüino, si vais por allí no dudéis en acercaros a degustarlos.
Esa misma noche fuimos todos a cenar a un restaurante donde pudimos degustar nuestro primer asado argentino. Después de la cena fuimos con el tío Julio a un local para disfrutar de un espectáculo de música folclórica.

Nuestro primer asado con el tio Julio y los padres de Colo

Heladería Pingüino

Y sus helados

Dieta del cucurucho!

A la mañana siguiente después de desayunar, pudimos ver un desfile con motivo de la fiesta patronal de la Virgen de los Dolores.
Al mediodía fuimos a comer con los padres de Colo al Dique la Ciénaga, donde pudimos probar un plato típico de la zona, un pescado llamado Pejerrey y el quesillo con zapallo.
Esa misma tarde quedamos con el tío para despedirlo, ya que había venido expresamente desde Cordoba para recibirnos y tenia que regresar a casa, aunque no fue un adiós definitivo, ya que en pocos días nos volveríamos a ver.

En el Dique de la Ciénaga

Pejerrey acompañado de patatas

Quesillo con zapallo

Al otro día Pino nos organizó una excursión por la zona de la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad. La primera parada fue el cerro de los siete colores de Purmamarca, que nos recordó nuestro paso por la montaña de los siete colores en Perú.

De allí nos dirigimos al Pucará de Tilcara, ubicado estratégicamente a 2500 metros de altura, justo en el centro de la quebrada de Humauaca y construido hace más de mil años, desde allí los aborígenes del lugar custodiaban la zona.

Seguimos hasta Huacalera donde pasa el Trópico de Capricornio y desde donde se pueden ver los colores del cerro llamado La Pollera de la Colla.

Pollera de la Coya

Llegamos a Humahuaca con su importante Catedral y el momento a la independencia, El Indio. Después de almorzar fuimos a visitar la Iglesia de Uquía, donde se encuentran las pinturas de los Angeles Arcabuceros, se trata de unas pinturas enormes de ángeles armados y vestidos como aristócratas del siglo XVII.
La ultima parada de ese día fue la paleta del pintor en Maimara, nombre terrenal con los que fueron bautizadas estas magníficas montañas, coloridas como si hubieran sido pintadas a propósito.

Monumento a la independencia en Humahuaca

Catredral de Humahuaca

Humahuaca

Iglesia de Uquía

Paleta del pintor

Uno de los sitios de Argentina que no nos queríamos perder era Iguazú, así que empezamos a mirar opciones de como llegar hasta allí. Al final optamos por el avión ya que encontramos una buena oferta, y salía más o menos el mismo precio del bus, siendo éste de más de 20 horas.
El avión salía desde la ciudad de Salta que se encuentra a unos 120 quilómetros de Jujuy. La Sra. Maria se ofreció a llevarnos al aeropuerto y antes pudimos hacer una parada en Salta para conocer su plaza principal.
No solo se esperó con nosotras hasta el último momento si no que nos regaló una caja de alfajores para el viaje.
Siempre estaremos agradecidas de como nos trataron, haciéndonos sentir como en casa y dándonos todo el cariño.

Salta

Catedral de Salta

En Iguazú estuvimos un total de tres noches. Las cataratas de Iguazú se encuentran en el limite entre Argentina, Brasil y Paraguay, y se pueden visitar tanto del lado argentino como del brasileño. Nuestra idea era visitarlas primero del lado argentino, pero al levantarnos al día siguiente estaba diluviando, así que decidimos ir al lado brasileño ya que se necesitan menos horas para hacer todo el recorrido. Desde el lado brasileño tienes una vista panorámica de las cataratas, mientras que en el lado argentino hay varios senderos que discurren entre ellas, pudiéndolas disfrutar mejor. Aún y así recomendamos visitarlas desde ambos lados.

Para llegar al lado de Brasil lo más económico es dirigirse a la estación de ómnibus, desde donde salen los colectivos hacia las cataratas, haciendo parada en la aduana para sellar la salida del país y entrada a Brasil. Este colectivo te deja en la misma puerta de entrada a las cataratas, y es allí mismo donde sale de vuelta para la estación de Iguazú.
Al final tuvimos suerte y el día se arregló, y casualidades del destino, nos reencontramos con Bjorn, el chico holandés que conocimos en el hostal de Lima, imposible no reconocerlo con su famoso gorro. Jajajaja.

En el parque hay que vigilar con los coatíes ya que a la que te descuidan te abren la mochila llevándose toda tu comida.

El famoso Coatí

Como la visita en este lado es más corta, aprovechamos para visitar el parque de las aves que se encuentra justo al lado de las cataratas. Este parque es un centro de conservación y recuperación de la vida silvestre. Allí se pueden observar gran cantidad de especies de aves, incluido el tucán, uno de las aves que más ganas teníamos de ver.

Al día siguiente nos despertamos con un sol espectacular, así que después de desayunar nos dirigimos de nuevo a la estación, esta vez para ir hacia el lado argentino.
Hay la opción de coger un barco que te acerca a la Garganta del Diablo, la caída más grande de las cascadas, y nosotros no queríamos perdérnosla. Así que solo entrar nos dirigimos a la taquilla para adquirir los tíquets. Fue una experiencia muy divertida, aunque acabamos empapadas ya que te meten literalmente debajo de la cascada, ilusas de nosotras nos pusimos el chubasquero!

El resto del día estuvimos recorriendo los diferentes senderos, para ello hay un tren que los enlaza. El punto más espectacular es la Garganta del Diablo, donde el ruido del agua es ensordecedor y se puede apreciar la grandeza de la naturaleza.
Por muchas fotos que se vean, nada es comparable con estar allí y ver la magnitud del lugar.

De Iguazú volamos a Córdoba donde nos esperaba el tío Julio para llevarnos a Villa Carlos Paz, allí pasamos unos días en familia descansando y cargado pilas con buenos asados. Aprovechamos también para conocer el lugar e ir de conciertos, ya que días antes nos enteramos que actuaban en Cordoba Jarabe de Palo y Manuel Carrasco.

Villa Carlos Paz

Asado con la familia

Merendando

Villa Carlos Paz

Concierto de Jarabe de Palo

Concierto de Manuel Carrasco

Así acabamos en la excursión del tio Jorge

Tio Jorge

En esas días semanas que estuvimos allí también hicimos una escapada a Buenos Aires con Julio y su tío Miguel. Fuimos en coche y nos alojamos en casa de unos amigos de la familia en el barrio de Dock Sud, uno de los barrios más humildes y conflictivos de la ciudad. Buenos Aires es una ciudad llena de contrastes. Visitamos distintos barrios como Palermo, la Avenida…., Boca y su famosa calle del Caminito, El Tigre, Puerto Madero…
Siempre estaremos agradecidas a la familia Engel por su hospitalidad, porque aun teniendo poco nos lo dieron todo.

Camino a Buenos Aires

Barrio El Caminito

Barrio El Caminito

Barrio El Caminito

Y más asados..

Barrio El Caminito

Bailando tango

El Tigre

El Tigre

El Tigre

Puente de las Mujeres en Puerto Madero

Figura de Lionel Messi en Puerto Madero

Calle donde nos alojamos en Dock Sud

El Rosedal

El Rosedal

Nuestro primer choripan

Ministerio de Obras Públicas y su mural de Eva Perón

El Obelisco

Regresamos a Cordoba para preparar nuestro viaje a la Patagonia en coche, pero esta aventura la explicamos en el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *